La huelga de hambre es por la indiferencia y complicidad del poder político con Klaukol

La huelga de hambre es por la indiferencia y complicidad del poder político con Klaukol

Pablo Pimenten, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza, aseguró que Susana Aranda tuvo que exponer su cuerpo contra la contaminación en Virrey del Pino por la falta de respuestas de las autoridades.

Desde el lunes, Susana Aranda, integrante de Vecinos Autoconvocados, está realizando una huelga de hambre seca contra la contaminación de la empresa Parex Klaukol en el barrio Las Mercedes de Virrey del Pino.

“Susana llegó a este límite por la indiferencia, irresponsabilidad y complicidad de parte del poder político y judicial”, expresó Pablo Pimentel, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza. Además, destacó que la vecina de Virrey del Pino fue amenazada en varias oportunidades: primero con acosos psicológicos muy duros y luego la abordaron en la calle, donde intentaron que se trague una batería o coma un plomo.

Pimentel aseguró que la solución es el cierre de la fábrica ante la cantidad de enfermos producto de la contaminación, pero señaló que “antes tienen que pagarle a todos los vecinos una casa en otro lugar” porque la zona queda inutilizada durante 70 años. También exigió la intervención del presidente Mauricio Macri para que sancione económicamente a la compañía extranjera y la obligue a retirarse del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.