No te juntes con esta chusma

No te juntes con esta chusma

Puede ser que al salir de su casa el encargado del edificio le cuente. Que las madres en la vereda mientras esperan a los chicos también. A veces puede pasarle en el club, y hasta juraría que en la cola del banco, o en la carnicería. Así suele correr, a veces con firmeza, pero en su gran mayoría tergiversada. Es que no da lo mismo cuando la información es la clave para entender, que cuando se monta en clave de chisme.

No da igual la creación de un mito o una fábula, que informar. De eso cuenta nuestra historia. Una historia que lleva 16 años de fidelidad con ustedes, los lectores. Los que muchas veces son fundamentales para contarnos lo que pasa, para anticiparnos lo que pasará. Son importantes porque de ustedes nos nutrimos para contrastar la realidad, para proponer la otra mirada, para sumar voces, para alcanzar soluciones, para ofrecer respuestas.

Un medio de comunicación con todas las letras, para informarse, para aprender y entretener en clave de barrio, de esquina, de bar. Somos vitales para unir las piezas de un rompecabezas como nuestra sociedad, para delinear puentes que conecten las ideas, para abrir debates de miradas contrapuestas pero de intereses mutuos.

Así les contamos lo que pasa, lo que nos pasa. Con sonrisas, con lagrimas, con gritos y carcajadas. Con la boca llena de verdades, con el teclado de letras borrosas, con los dedos llenos de tinta. Porque leemos entre líneas al farsante, porque miramos con el ojo de la lente, porque insistimos con el clamor de la gente.

Está claro que muchos colegas nos creen menores, livianos, insensatos. Que serían incapaces de resistir en estas trincheras donde caminamos todos por la misma vereda, sin distinción de marcas ni vidrios polarizados. Sin contratos, sin billeteras.

No confundan, hacemos periodismo. Con datos, con opinión, con posición, con el equilibrio que nos permitimos, que nos permitís vos, que nos permiten ustedes. Lo hacemos sin adjetivaciones, sin etiquetas, sin restricciones. Periodismo a secas.

Si usted pasa por al lado de un medio como este no deje de agarrarlo, de leerlo, de mirarlo, de llevarlo, de guardarlo, de quererlo. Si lo hace se estará agarrando, se estará leyendo, mirando, llevando, guardando, queriendo.

Tan simple como eso.

Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.