EL CONSUMO AUTOMOTRIZ VERSIÓN 2012

EL CONSUMO AUTOMOTRIZ VERSIÓN 2012

Pese a que la industria automotriz se frenó a fines del año pasado, la producción, el consumo interno y las exportaciones batieron nuevos récord en 2011.

El año pasado se fabricaron 828.771 vehículos, 15,5% más que la marca alcanzada en 2010 (662.772 vehículos). Este fuerte incremento de la producción de automotores se debió al desempeño de la demanda interna y, en menor medida, de la externa.

En cuanto al consumo doméstico, los patentamientos alcanzaron 858.034 en 2011, trepando 29,5% respecto del año anterior.

FIAT. Suspende formaciones por falta de materiales importados y locales.
FIAT. Suspende formaciones por falta de materiales importados y locales.

El notable incremento del ingreso real de los asalariados (+6,2% i.a.) y la suba de los créditos prendarios (+64,6% i.a.) fueron los principales drivers que impulsaron las ventas de 0 km. Cabe resaltar que en 2010 los préstamos financiaban –en promedio- cerca de $5.000 de cada vehículo patentado, mientras que en 2011 esa relación se elevó a $8.300.

Con respecto a la demanda externa, las exportaciones de vehículos treparon 13,1% el año pasado, favorecidas principalmente por el incremento en los patentamientos de autos importados en Brasil (+30% i.a.). Este mercado es clave para la Argentina ya que el año pasado concentró 74% de las ventas de material de transporte terrestre.

A pesar del notable desempeño de la industria automotriz en 2011, se observaron claramente dos dinámicas opuestas entre los primeros meses del año y los últimos. Entre enero y septiembre la producción de automotores se incrementó 23,2% i.a., mientras que cayó 3,6% i.a. en el último trimestre del año pasado.

Este freno respondió al derrumbe de la demanda externa y, en menor medida, a la desaceleración del consumo interno. Por un lado, las cantidades exportadas –más allá de que finalizaron 2011 con un incremento de 13,1% i.a.– redujeron su ritmo de crecimiento trimestral hasta registrar una caída de 9,1% i.a. entre octubre y diciembre.

La desaceleración de las ventas de 0 km en Brasil explicó, en parte, la menor demanda externa. El patentamiento de automotores importados en el principal socio comercial pasó de crecer 35% i.a. en los primeros 9 meses, a sólo 19% i.a. durante el último trimestre del año pasado.

Asimismo, también se observó un menor dinamismo en la venta de autos en Argentina. El patentamiento de 0 km pasó de crecer al 32% i.a. en los primeros 9 meses de 2011 a trepar 20,8% i.a. en el último trimestre.

La incertidumbre cambiaria y el alza de las tasas de interés fueron factores determinantes en esta moderación de las ventas internas. El aumento de la tasa de préstamos prendarios -de 19,5% en septiembre a 24,8% en diciembre de 2011- provocó la desaceleración de dichos créditos a fines del año pasado.

Crecimiento moderado en 2012

La desaceleración de la actividad automotriz evidenciada en los últimos meses de 2011 continuó, aunque moderada, en los primeros meses del presente año, lo que plantea diversos interrogantes a futuro.
En el 1er. bimestre de 2012, la producción creció 8,1% i.a. producto de una caída de 10,5% i.a. en enero y de un fuerte repunte de 28,8% i.a. en febrero. Es importante aclarar que estas fuertes variaciones registradas responden a paradas técnicas de algunas fábricas automotrices.

Al considerar el acumulado de los últimos 12 meses, se observa que la producción se encuentra estancada desde octubre del año pasado con 2 caídas consecutivas en diciembre y enero.

El leve crecimiento de la actividad automotriz en el 1er. bimestre de 2012 se explica únicamente por el incremento de la demanda interna (+4% i.a.), gracias a la performance de los patentamientos en enero (+8,4% i.a.).

De hecho en febrero se registró la primera caída en más de 2 años (-3,5% i.a.), aunque al ajustar los patentamientos por día hábil se observa una suba de 7,2% i.a.

Por el contrario, la demanda externa mostró una disminución de 9,9% i.a. en el primer bimestre del año, reflejo de una fuerte caída en enero (-27,7% i.a.) y una incipiente recuperación en febrero (+15,9% i.a.).

Así, el primer bimestre de 2012 muestra que, por diversos motivos, las perspectivas para este año no serán tan favorables para el sector automotriz. De hecho, no se espera que se repita el boom de 2010-2011.

La producción automotriz en los próximos meses dependerá, de manera directa, del impacto que tenga el régimen de Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) sobre la provisión de insumos claves, y de los factores que afecten tanto a la demanda interna como a la externa.

En la medida que el sector pueda importar insumos básicos que no se producen en el país ó que la oferta doméstica no alcanza a satisfacer, la producción no debería verse afectada. Es importante destacar que incluso si fuera posible una sustitución por piezas locales, la expansión no es automática (requiere plazos y estabilidad de reglas).

En este sentido, preocupa que Fiat suspendió su producción en Córdoba por falta de insumos.

Con respecto a la demanda interna, hay diversos factores que la afectarán.

En primer lugar, se espera un menor dinamismo de las ventas porque el poder adquisitivo de la población crecerá menos que en 2011.

En cuanto al financiamiento si bien se espera un menor ritmo de expansión, seguirá impulsando la adquisición de 0 km.

Si se aprueba la reforma de la Carta Orgánica del BCRA, la autoridad monetaria podrá apuntalar –si considera necesario- el crédito prendario. Además, ante las dificultades para comprar dólares, los agentes pueden volcarse al consumo de bienes durables, como los automóviles.

En relación con la demanda externa, las exportaciones de automotores se encontrarán determinadas principalmente por el consumo interno de vehículos en Brasil, cuya economía estaría recuperando dinamismo tras el freno de la actividad a fines de 2011.

De hecho, los patentamientos en el país vecino registraron sólo una leve caída en el primer bimestre de 2012 (-0,2% i.a.) frente al abrupto descenso del último trimestre del año pasado (-6,2% i.a.).

Además, la confianza del consumidor en Brasil en relación a la compra de “bienes de mayor valor” comenzó a recuperarse en enero y febrero (+1,2% i.a.) tras un 2011 negativo.

En síntesis, esperamos una desaceleración de la producción automotriz y de las ventas externas e internas en 2012. De todas formas, las perspectivas del sector son favorables si se evitan cuellos de botella en la provisión de insumos claves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.