NIÑOS Y ADOLESCENTES EXPLOTADOS

En Mendoza


Dirigentes de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) y funcionarios de la Subsecretaría de Trabajo en la provincia de Mendoza detectaron una plantación de cebollas y de tomates, en la que dos niños y más de una docena de adolescentes eran explotados laboralmente.

Dos niños y una docena de menores de edad estaban siendo explotados laboralmente, en firmas comerciales de la localidad de San Martín, en la provincia de Mendoza; la maniobra ilegal fue descubierta por un operativo conjunto entre la UATRE, el gremio que agrupa a los trabajadores rurales, y la Subsecretaría de Trabajo.

Los chicos fueron encontrados en las fincas de las empresas “Guerrero Asencio” y “Villa Roque”, de la localidad de San Martín, en la provincia cuyana.

El operativo estuvo a cargo de inspectores de la Subsecretaría de Trabajo y de la UATRE, y con el se detectó que dos niños, de 11 y 6 años, y una docena de adolescentes, de entre 15 y 17 años, eran explotados laboralmente, en fincas del este, en abierta infracción a la ley que prohíbe esta actividad irregular.

El director de Inspección y vigilancia de la Subsecretaría de Trabajo, Darío Gutiérrez, señaló que la inspección fue realizada junto al Delegado Regional de la UATRE, José Luis Zarate, y abarcó cuatro empresas de El Central y Tres Porteñas, en el departamento de San Martín.
Allí se relevaron sesenta trabajadores y un niño de 11 años, quien participaba de la cosechaba tomates; mientras que el niño de seis años arrancaba cebollas.

El primero fue encontrado en la empresa “Guerrero Asencio” y el segundo, en “Villa Roque”. En el lugar se labraron actas de infracción y se requirió la documentación que avale el registro legal de los trabajadores. Asimismo, se labraron actas de higiene y seguridad para verificar ambiente y condiciones de trabajo.

En la misma actuación, los seis inspectores de Trabajo y cinco integrantes del gremio de los rurales llegaron hasta la empresa La Pampa Trading SA, ubicada en Ruta 7 y Carril Chimbas, en donde se produjo la muerte de un joven de 31 años por asfixia mientras trabajaba en un silo cerealero.

En el lugar se labró un acta de infracción por incumplimiento de los procedimientos de trabajo seguro para la tarea que desempeñaba el operario y se verificaron las condiciones de ambiente, a fin de evitar accidentes similares en el futuro.

Gutiérrez explicó que el año pasado esta empresa había sido paralizada mientras se estaba construyendo, por infringir la normativa de higiene y seguridad, circunstancia que luego subsanó y pudo seguir trabajando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.