OBSERVACIÓN DE UN CIUDADANO, LIBRE DE TODA SOSPECHA

OBSERVACIÓN DE UN CIUDADANO, LIBRE DE TODA SOSPECHA

Simpatizantes e hinchas del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, ayer, 8 de marzo del 2012, a primeras horas de la noche, se congregaron masivamente en la Plaza de Mayo, para exigir la “devolución de terrenos existentes en el Barrio de Boedo”, lugar donde entienden debe ser reinstalado el que sería “Nuevo Segundo Gasómetro”. Algunos periodistas televisivos y radiales, estimaron la concurrencia en una cifra cercana a las cien mil almas.

¿Será acaso que de esa manera pretenden que el rendimiento del equipo mejore?. Nada de eso; sería por demás estúpido y descabellado considerar semejante posibilidad. ¿Qué pretenden entonces?. La respuesta es simple, y va más allá de esa necesidad de volver a verle emplazado en ese lugar tan caro a sus sentimientos. Tiene por sobre todo que ver, con rescatarle de esa “condición de vecindad” que le une a una de las Villas más peligrosas, sino la más, de las tantas que se tienden en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, y Conurbano Bonaerense. La Villa conocida como 1-11-14, como si se tratara de una siempre triple redoblona del juego de la quiniela.

San Lorenzo, es una Institución deportiva, social y cultural centenaria, hoy con sede en la Comuna 7 de la zona conocida como “Bajo Flores”. Si bien la principal actividad deportiva está representada por el Fútbol Profesional, muchas otras se desarrollan en ése, uno de los más populares Clubes del país.

Hoy por hoy, asistir al Nuevo Gasómetro para ver un partido de fútbol, o a las más variadas actividades que se desarrollan en él, implica lisa y llanamente, “peligro de muerte”. Se trata de una realidad incontrastable. La actividad de los delincuentes del lugar, se puede también ver a través de la pantalla del televisor, cuando es registrada por alguna de las tantas cámaras allí instaladas, al pedo, con perdón por el exabrupto.

La lógica más elemental, indica que es La Villa, la que definitivamente deba ser erradicada de esa zona; que todas las Villas deban ser erradicadas del lugar donde se encuentren. Ocurre que en nuestro país, día que pasa, uno vive más alejado de la lógica y la racionalidad. Y entonces, en este caso particular, resulta mucho más práctico y racional, trasladar a ese Club Deportivo, y sentarse a mirar como una de la más patética de las Villas, sigue creciendo como si se tratara de una “Cárcel a puertas abiertas”, donde narcos, homicidas, chorros, hijos y nietos de puta, hacen y deshacen a voluntad. Y dentro de esa voluntad, la vida inocente de un ciudadano, no cuenta.

Me encantó semejante manifestación. Sí debo admitir, mucho más me encantaría que ese fervor se trasladara al resto de los simpatizantes e hinchas de otros Clubes de fútbol, que en nuestro país equivale a decir “el pueblo”, reunido en la Plaza de la que jamás debió ser desalojado, para exigir del más corrupto de los gobiernos que reconoce nuestra historia, un cambio definitivo de rumbo, o el recordado “que se vayan todos” de la memoria no tan lejana.

Ricardo Jorge Pareja

parejaricardo@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.