Entre la reapertura de paritarias y el bono de fin de año

Entre la reapertura de paritarias y el bono de fin de año

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) elaboró un informe que contiene el análisis del bono de diciembre 2016 para los haberes jubilatorios (mínimo y promedio) y para los trabajadores del sector privado. Se realiza asimismo una evaluación de la medida de eximición de ganancias para el medio aguinaldo de diciembre próximo.

El documento estudia, por otro lado, los resultados de las negociaciones colectivas en 13 convenios de actividad seleccionados en los dos últimos ciclos 2015/2016 y 2016/2017.

Entre las principales conclusiones, se encuentran las siguientes:

  1. En la paritaria 2015/2016, y considerando el conjunto de los 13 gremios analizados, estos se encaminaban a ganarle a la inflación en promedio en 3,06%. Sin embargo, al cierre del periodo de esas paritarias se encontraron con una caída de algo más de 7%. En definitiva, quedaron 10% por debajo de lo que imaginaban a la hora de la discusión paritaria.
  2. Los niveles de poder adquisitivo con que se encara la negociación paritaria de 2016/2017 resultan en todos los casos muy inferiores a los “pisos” de la negociación 2015/2016 (al observar el poder adquisitivo del mes anterior de inicio de la vigencia de cada paritaria y compararlo con mismo mes del año anterior).
  3. En lo que respecta a la discusión 2016/2017, se puede inferir que los gremios lograron romper el “marco” de la negociación propuesta por el gobierno, superando la pauta paritaria de entre 20 y 25% indicada por Prat Gay y el propio Macri a principios de año. Esto permitió morigerar los niveles de caída real de los salarios básicos.
  4. Si se cumplieran los niveles de inflación esperados por el Gobierno, siete gremios de los seleccionados lograrían al cierre de las paritarias 2016/2017 quedar “empatados”, mientras que los otros seis mantendrían una pérdida de poder adquisitivo de 5% en promedio.
  5. El mecanismo de ajuste no sólo ha sido el de la caída del salario real, sino también a través de despidos. De los trece gremios analizados, cuatro pierden poder adquisitivo y se ajustan con despidos, cinco gremios ajustaron por despidos, dos por salarios y sólo dos mantuvieron su situación previa. En definitiva, puede entenderse que la clase trabajadora no es  homogénea, distinguiéndose situaciones y gremios que quedan en mejor posición que otros. No obstante, aún recuperando posiciones en términos de negociación colectiva, ello no logró evitar el ajuste por la vía de los despidos e incluso a través de la quita de horas extras y adicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.