Polémica por la propaganda electoral

Polémica por la propaganda electoral

El ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli, rechazó la aplicación de carteles sobre el mobiliario urbano público no habilitado.
“Es necesario que todos los partidos políticos, candidatos y votantes nos comprometamos y acordemos cuidar juntos el espacio público de la Ciudad. (…) Pintar paredes, pegar afiches, y ocupar los espacios de uso común no es propaganda política: es ilegalidad”, describió.
La Ciudad invierte más de 14 de millones de pesos por mes en limpiar grafitis, pegatinas, retirar pancartas y pasacalles y reparar monumentos dañados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.