EL PERFIL, NUESTRA APARIENCIA

EL PERFIL, NUESTRA APARIENCIA

Eugenia Plano – ESPECIAL vidapositiva.com
La sabiduría popular reza “las apariencias engañan”. Esta frase hace tan sólo una década atrás, podía aplicarse a la imagen que una persona daba en su trabajo, en su familia, círculo de amigos o en su barrio. Pero, hoy en épocas de exposición virtual, las apariencias han cambiado.

Ahora, la formas de presentación de identidad pueden programarse, pensarse y diseñarse. Así, ocurre con el perfil de Facebook en el cual el usuario realiza toda una exposición acerca del sí mismo, mediante una foto de perfil, álbumes fotográficos, información personal y laboral, y hasta una aplicación que localiza el lugar de residencia o en dónde se encuentre la persona.

La privacidad es cosa del pasado, hoy en Facebook cuánto más se exhibe más activo como usuario se es.

Pero, ¿la información coincide con la realidad? ¿Cuán fidedigna es la imagen que el usuario muestra en esta red social? En Facebook, ¿las apariencias engañan? Una investigación realizada por la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, demostró que las redes sociales lejos están de ser un espejo de unos mismo, sino un vehículo para mostrar quienes nos gustaría ser o bien, dar una apariencia ideal a quienes nos miran. El director del estudio, el profesor Brandon Van Der Heide, concluyó que Facebook es funcional a que los demás se hagan una impresión de quienes somos, aunque no sea real.

“La foto de perfil es todo“, es una de las conclusiones de esta investigación

¿Por qué? Según comprobó el estudio la mayoría de los usuarios de Facebook juzgan a otras personas a través de su foto principal, sin haber leído en absoluto su información de perfil o visto otras fotografías. En Facebook, la primera impresión es lo que cuenta: ‘Si tu foto de perfil corresponde a lo que ellos esperan, es poco probable que los observadores examinen atentamente el resto de tu perfil, porque ya han decidido lo que piensan de ti”, afirma Brandon Van Der Heide, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, que dirigió el estudio.

La investigación se realizó sobre la base del análisis de conductas de 195 estudiantes que evaluaron los perfiles de diversos usuarios, elegidos al azar. Los participantes del estudio debían evaluar en una escala del uno al siete cuán extrovertida era la persona. Y aquí surge otro dicho popular vinculado con las apariencias “la imagen es todo”. Aquellas personas que se exhibían en su foto de perfil con pareja, familiares o amigos fueron juzgados por los estudiantes como “los más extrovertidos”, incluso si el texto de perfil afirmara todo lo contrario o no contuviera otras fotografías o información vinculada con lazos sociales.

En cambio, los usuarios que elegían como foto de perfil, una imagen de sí mismos fueron estereotipados como “personas introvertidas”, aunque en su Facebook tuviesen fotografías con amigos o familiares. Pero la foto de perfil, según la investigación parece ser el principal medio para juzgar a quien forma parte de esta red social.

Un dato curioso de este estudio realizado por la Universidad de Ohio es la percepción que producen las fotografías en los usuarios de Facebook. Las imágenes que transmiten una sensación positiva no le producen curiosidad a la persona que las ve, sólo las mirarán y allí terminará la acción. En cambio las fotografías negativas despiertan mayor atención en el observador, quien no sólo leerá el epígrafe de la imagen y sus comentarios, sino que indagará en el perfil y la información de la persona.

Sobre las conductas de los usuarios en Facebook, otro estudio publicado por Cyberpsychology, Behavior and Social Networking, da cuenta de la relación entre el tiempo que pasamos en esta red social y el nivel de satisfacción de nuestra vida personal. La investigación afirma que los usuarios que más visitan Facebook, menos felices son ya que creen que sus contactos tienen vidas más interesantes.

Acciones como actualizar constantemente la cuenta, publicando una nueva relación o trabajo, provocan en la mirada de quien pasa horas en Facebook “es lo que ellos consiguen, y yo no“. Es decir, cuanto más tiempo alguien pasa online inevitablemente, está pendiente de examinar la vida de los otros y al compararse cree que la vida ajena es mejor que la propia.

Nuevas formas para forjarnos y forjar identidad. Pero, a no olvidar que en Facebook, como en la vida, las apariencias engañan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *