NUEVA POMPEYA: FALLECIÓ EL POLICÍA BALEADO

NUEVA POMPEYA: FALLECIÓ EL POLICÍA BALEADO

MUERE TRAS AGONIZAR MES Y MEDIO

Un cabo de la Policía Federal murió tras agonizar casi un mes y medio luego de haber sido baleado en julio último durante un tiroteo con delincuentes que le robaron su arma reglamentaria, en el barrio porteño de Nueva Pompeya, informaron hoy fuentes de la fuerza.

Se trata del suboficial Alejandro Matías Caro (28), quien ayer falleció tras permanecer internado desde el 15 de julio último en la terapia intensiva del Hospital Churruca Visca, y sus restos fueron inhumados hoy en el Cementerio de Avellaneda.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió durante esa madrugada, en el cruce de las calles Agustín de Vedia y Tilcara, donde el cabo caminaba vestido con ropas de civil debido a que estaba franco de servicio.

En ese momento, dos delincuentes a bordo de una moto sorprendieron con fines de robo al efectivo que desempeñaba sus tareas en la seccional 36ta.

Al parecer, el efectivo dio la voz de “alto”, por lo que comenzó un tiroteo que culminó cuando recibió un balazo que le ingresó por el costado del tórax y se alojó en la espalda.

Tras el enfrentamiento, los asaltantes le sustrajeron su pistola calibre 9 milímetros y un bolso en el que llevaba su uniforme policial.

Los delincuentes escaparon a bordo de la moto, mientras que Caro fue trasladado de urgencia al Hospital Churruca Visca de Parque Patricios, donde quedó internado en grave estado hasta ayer, agregaron las fuentes.

De acuerdo a los voceros, el cabo permaneció en ese centro asistencial, en el cual los médicos que lo operaron le extrajeron un riñón.

En tanto, efectivos de la comisaría 34ta. analizaron una cámara de seguridad situada a una cuadra del hecho pero hasta el momento no hubo ningún detenido.

Además, los investigadores secuestraron en el lugar siete vainas servidas calibre 9 milímetros.

Caro, quien fue inhumado esta mañana, es el noveno policía federal asesinado en lo que va del año, al que se le agrega un efectivo retirado.

OTROS CASOS

El último caso había ocurrido el 23 de julio último en la localidad bonaerense de Quilmes, donde el agente Jorge García (32) fue asesinado cuando se dirigía a prestar servicios en la comisaría 22da. porteña y decidió intervenir al ver escapar de la pizzería a un delincuente armado.

Trece días antes, el suboficial de la Policía Federal Miguel Angel Manastoni (54) fue interceptado en la localidad de Almirante Brown por al menos dos personas, una de las cuales extrajo un arma de fuego y, sin mediar palabra le disparó en varias oportunidades para luego escapar sin llegar a robar ninguna de sus pertenencias.

El 31 de mayo fue asesinado a balazos el agente Joel Viltes Almirón (23), tras un tiroteo en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, donde conducía un Volkswagen Gol Trend que había comprado dos días antes e iba acompañado de un amigo.

Al suboficial Héctor Alejandro Domínguez Fernández (26), quien prestaba servicios en la comisaría 13ra. porteña, lo mataron el 17 de mayo mientras realizaba tareas de prevención en una zona de restaurantes próxima al monumento del Cid Campeador, en Villa Crespo.

El 10 de mayo asesinaron al cabo primero Miguel Angel Silvani, quien fue atacado en la puerta de su casa, ubicada en Carabobo y El Zorzal de Temperley, partido de Lomas de Zamora.

Dos días antes, el efectivo retirado Daniel Laponia (62) murió a balazos en la localidad bonaerense de Ciudadela cuando se enfrentó a tiros con dos delincuentes que pretendieron robarle la camioneta.

El 29 de abril, el cabo Jorge Córdoba fue asesinado de un tiro por delincuentes que lo interceptaron para robarle el auto en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza.

El 2 de marzo el efectivo Marcelo Navarro (35) fue asesinado de tres balazos en la localidad tucumana de Banda del Río Salí cuando se resistió al robo de su moto y los delincuentes, luego de dispararle, lo golpearon en el suelo.

Por último, el 26 de febrero mataron al suboficial Gustavo Galeano, custodio de la diputada Juliana Di Tullio y de su esposo, cuando cuatro hombres armados intentaron robar a un vecino en la localidad de Castelar Norte, partido de Morón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.