LA TORMENTA DEJÓ 17 MUERTOS

LA TORMENTA DEJÓ 17 MUERTOS

Técnicamente, la del miércoles 04/04 fue una ‘bow echo’ o tormenta en forma de arco y por eso, en muy poco tiempo cubrió una superficie de entre 150 y 250 kilómetros, con vientos que superaron cualquier antecedente para esta zona del país: en la base de El Palomar se registró un pico de 113 kilómetros por hora, pero por la magnitud de los daños los especialistas creen que pueden haber llegado hasta los 150 kilómetros por hora.

Foto: Gobierno de Bs. As.
Foto: Gobierno de Bs. As.

El coordinador del Consejo Provincial de Emergencias, Luciano Timerman, destacó a Radio 10 que “las empresas están trabajando fuertemente” para restablecer los servicios de luz y agua en algunas zonas del Conurbano en las que todavía no hay servicio de luz ni de agua.

De igual forma, confirmó que son 11 los muertos en la Provincia de Buenos Aires.

El ministro de Ambiente porteño, Diego Santilli, informó a C5N que los barrios más perjudicados de la Ciudad de Buenos Aires fueron fueron Liniers, Mataderos, Flores, Nueva Pompeya y Barracas.

Santilli señaló que, de acuerdo a los registros que manejan en el gobierno porteño, la tormenta, “con vientos de hasta 111 kilómetros por hora, entró por el Oeste y afectó principalmente los barrios de Liniers, Mataderos, Flores, Pompeya y Barracas”.

El fallecido Nº17

Un suboficial de Gendarmería Nacional murió cuando la garita en la que se encontraba de guardia en el barrio porteño de Villa Soldati fue arrastrada por la tormenta del miércoles 04/04, y así suman en total 17 los muertos por el fuerte temporal que azotó el área metropolitana.

Los vientos furiosos del temporal dejaron 5 víctimas fatales en capital federal, 11 en el GBA y 1 en Santa Fe.

El gendarme fue identificado como Raúl Bertilio Alarcón, padre de 6 hijos, sargento ayudante del Escuadrón IV de la Agrupación Metropolitana, en el denominado “Operativo Unidad Cinturón Sur”.

También hubo centenares de heridos, 500 evacuados y grandes destrozos en diferentes puntos de la Ciudad y el Gran Buenos Aires.

Las fuertes ráfagas destrozaron el tendido de la red eléctrica en muchos distritos del Gran Buenos Aires. Una gran cantidad de torres de alta tensión derrumbadas, postes del tendido de media y baja tensión caídos y cables arrastradas por ramas y otros objetos voladores dejaron a miles de usuarios sin servicio.

En muchos distritos, además, la falta de luz afectó la distribución de agua potable: no cuentan con redes corrientes y la provisión se hace a través de bombas eléctricas.

Destrozos

En La Matanza hubo grandes daños en 3 escuelas (una totalmente destruida, en las otras 2 se volaron los techos). ¿Cómo hacer con el año escolar en curso?

El nuevo edificio de la municipalidad de Ituzaingó, que estaba a punto de ser inaugurado, se quedó sin techo. Un papelón edilicio.
En el estadio de Banfield se cayeron 2 torres de iluminación.

También se registraron daños en el estadio de Deportivo Morón, en la Ciudad Deportiva de San Lorenzo y en el predio de los árbitros (en el Bajo Flores).

En la zona noroeste del GBA, los distritos más afectados fueron Ituzaingó, Moreno, La Matanza, Merlo, Morón y Hurlingham (en orden por la gravedad del impacto).

El 35% de Morón, municipio en el que se declaró estado de emergencia, seguía sin luz en la tarde del jueves 05/04.

En la zona sur del GBA, el mayor impacto fue sobre el corredor sudeste, los partidos de Bernal, Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, y también en Esteban Echeverría y Lomas de Zamora.

Ridículo, Roberto Baratta, subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio de Planificación Federal de la Nación reclamó a Edenor y a Edesur que “en el menor plazo posible repongan el suministro”, amenazando con sanciones (¿?).

En ambas empresas explicaron que hay sectores en los que casi hay que reconstruir la red, y que en algunos casos deberán esperar hasta que los escombros sean totalmente removidos para empezar a trabajar.

Por los inconvenientes, durante la tarde del jueves 05/04 hubo piquetes en

> Puente Avellaneda, La Boca;

> vías del ferrocarril Belgrano Sur, en Villa Soldati;

> vías del Roca diésel a La Plata, en Los Plátanos;

> kilómetro 35 de la autopista Ezeiza-Cañuelas; y

> El Pato, a la altura del kilómetro 41 de la ruta 2.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) emitieron un comunicado en el que estimaron un costo promedio de $ 22.000 por empresa comercial afectada (en el caso de las pymes) y solicitaron la creación de un Fondo de Reparación que comprenda fenómenos climáticos, no solamente inundaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.