OLA DE DESPIDOS: MACRI ECHÓ UNA “ÑOQUI”, INGENIERA GRADUADA CON HONORES

OLA DE DESPIDOS: MACRI ECHÓ UNA “ÑOQUI”, INGENIERA GRADUADA CON HONORES

Se veía venir: la ola de despidos a la bartola echa inútiles y gente que sirve

CÓMO NUNCA TE VA A TOCAR A VOS …. (SI, A VOS MACRI)

El ajuste salvaje que implementa Mauricio Macri no discrimina a la hora de despedir personal. Fiel a su espíritu, la ola de despidos se lleva puestos hasta los imprescindibles “guardavidas” (para seguir con la metáfora marina).

Como uno de sus nefastos antecedentes basta recordar que cuando “se hizo cargo del Correo Argentino” (del que jamás pagó el canón y recibió un juicio del entonces presidente Nestor Kirchner), echó en tiempo record 11.000 empleados sin separar casos justificados de los otros, 11.000 casos que terminaron en jugosos juicios contra el Estado Argentino. Y ni hablemos de la tierra arrasada en SEVEL …

Esta vez le tocó el turno a alguien que no es precisamente un ñoqui, sino que es una profesional destacada que prestaba un servicio útil y cualificado al Estado Argentino, ya que la Ingeniera Maia Goldin, es quien se encargó de desarrollar la planta nacional de chalecos antibalas, fue despedida junto a 150 empleados más.

ESTA ES SU HISTORIA

Goldin es ingeniera química especializada en petróleo, tiene 28 años y se graduó con honores en la UBA. Sin embargo, el gobierno de Cambiemos la despidió junto a otros 150 empleados de Fabricaciones Militares.

“Estuve a cargo de todo el montado de la planta de chalecos antibalas, que hace 200 unidades por día”, le contó la profesional a Daniel Tognetti en radio Del Plata. Goldin destacó que “nunca antes se habían hecho chalecos de seguridad de industria nacional” y que la planta funciona desde 2013.

Al respecto, Mariano Murad, delegado de la junta interna de ATE, dijo que “evidentemente, al gobierno no les interesa la industria nacional ni las miles de familias que dependen de ella”.

Este jueves se produjeron 140 despidos en la sede de Fabricaciones Militares, donde hasta ahora trabajaban 400 personas. “Esta nueva gestión asumió hace diez días y además de la reducción brutal de empleados que nos acaban de informar en esta sede central, están achicando un organismo que genera una enorme cantidad de empleo indirecto en cada ciudad con sus fábricas”, añadió Murad.

En el organismo dependiente del Ministerio de Defensa de la Nación, además, “estábamos en estado de alerta porque, al igual que en la mayoría de los organismos públicos, nos obligaron a firmar contratos por tres meses”, dijo el sindicalista estatal.

En ese marco, tanto la sede central de ese organismo descentralizado como en las cinco fábricas que dependen de él, sus empleados se encuentran en estado de asamblea, a la espera que se lleve a cabo una reunión entre las autoridades de FM y representantes del sindicato para resolver el conflicto.

FE DE RATAS

Pero que quede claro: nadie quiere un solo ñoqui y todos estamos de acuerdo que el kirchnerismo fue una fábrica de pastas, pero aquí las cosas se hacen mal a propósito con una clara intencionalidad. Es decir. Todos los ciudadanos independientes y de bien deseamos que los rajen a todos de una patada en el tujes, pero con criterio.

La lógica más simple indica lo sencillo que sería echar a los ñoquis que nombró el kirchnerismo en los últimos dos años, con solo tomar todos los boletines oficiales y con una regla y un marcador rojo, no dejar ninguno. Pero el macrismo parece meter la mano en la planta permanente y mezcla ñoquis con empleados de carrera, muchos que ingresaron por concurso. ¿Y porque podría hacer esto? Tal vez por no confrontar con el kirchnerismo y su mayoría en el Congreso, -entre otras cosas-, que no le dejarían tiempo para jugar con Antonia y el perro, complicándole claro la gobernabilidad (se sabe que el peronismo alcanza la excelencia cuando de joder al que está en el gobierno se trata, ocupando su lugar que creen por derecho divino)

Es de esperar que los gremios abandonen su posición de consumidores de la marihuana gubernamental y encaren la cabal representación de aquellos que dicen defender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *