SE FUERON LOS “K”, PERO LA POLÍTICA DEL ACOMODO CONTINÚA

SE FUERON LOS “K”, PERO LA POLÍTICA DEL ACOMODO CONTINÚA

3 casos de altos funcionarios puestos a dedos

CAMBIEMOS DE ÑOQUIS

El nepotismo nunca muere y es una práctica perpetua, como demuestra la nueva gestión que conserva vicios de la anterior. De a poco se van conociendo importantes nombramientos de “seres queridos”

El caso de la hija de Agustín Rossi lejos estuvo de ser el último y si pretendíamos que la nueva gestión destierre ese como tantos otros vicios, sonamos. Por estos días se van conociendo que “nuevos” empleados sin chapa y sin experiencia ni condiciones para el cargo van accediendo a puestos claves de distinto orden a los cuales lo ideal sería acceder por concurso y/o capacidad, más que por compartir la cama.

ACOMODO 1°: EL CASO IBARRA

Andres Ibarra, que combate a los ñoquis, nombró a su mujer directora de Canal 7. El ministro encargado de revisar los contratos del Estado consiguió que Lombardi nombrara a su esposa en RTA.

Carla Piccolomini, esposa del ministro de Modernización, fue designada por Hernán Lombardi como Directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA), la sociedad del Estado que maneja la TV Pública y Radio Nacional.

Inicialmente, Ibarra pretendía ubicar a su esposa en la Anses que conduce el larretista Emilio Basavilbaso, pero Piccolomini no quiso el puesto o no le interesó el trabajo que le ofrecían, así que terminó recalando en el multimedios estatal.

Ibarra es el elegido por Mauricio Macri para revisar todos los contratos de la administración pública. Además de echar a cientos de empleados, fue el autor de uno de los decretos que mantiene congelados a los nombramientos en todos los ministerios, lo que generó un conflicto con los aliados radicales, sobre todo en el ministerio de Defensa.

Los miles de despidos que provocó Ibarra motivaron el primer paro que sufrió el nuevo gobierno, organizado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que ayer marchó en el centro porteño, cortando calles y avenidas y dejando en ridículo el protocolo anti piquetes que lanzó la ministra patricia Bullrich, de viaje con su viceministro Eugenio Burzaco, en Estados Unidos.

Curiosamente, Ibarra le pidió un favor a Lombardi, que resistió en parte a la cacería de ñoquis lanzada por el ministro de Modernización y mantuvo a La Cámpora en Télam y la TV Pública, además de dejar en su puesto en el Centro Cultural Néstor Kirchner a Luis Vitullio, un hombre clave en el sistema de recaudación de Julio de Vido.

El caso de la mujer de Ibarra se suma al del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, que nombró a su novia en su propio ministerio tras echar a 500 personas, al de Federico Sturzenegger, que consiguió que nombraran a su esposa en el Fondo de las Artes, y al de Gabriela Michetti, quien luego de decretar el despido de 2000 empleados del Senado ascendió a su prima. En tanto que el ministro de Turismo, Gustavo Santos, designó a su hijo Matías con rango de subsecretario. Mientras que el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, nombro a su yerno Rodrigo de Loredo, nada menos que al frente de la empresa estatal satelital Ar-Sat.

ACOMODO 2°: EL CASO AVELLUTO

El ministerio debió salir a dar explicaciones luego de que Perfil publicara que Avelluto designó a la cineasta Carolina Azzi, su pareja, como coordinadora audiovisual de prensa. Aclararon que Azzi había sido designada como “colaboradora ad-honorem”.

Sin embargo, además de la polémica por el aparente nepotismo, Avelluto complicó con ese nombramiento la relación con la UCR, los principales aliados del gobierno de Mauricio Macri.

Es que el puesto que ocupa la novia del ministro ya lo había ocupado Christian Nieto, jefe de prensa histórico de la URC y de Ernesto Sanz durante la campaña. Nieto había llegado a Cultura como un gesto de Avelluto a Sanz.

Protesta en Cultura por los despidos que instrumentó Avelluto.
Pero a los pocos días de asumir, Avelluto resolvió apartar a Nieto, que ya había avanzado en la agenda cultural y le habría pedido que le facture los escasos días trabajados. Esto causó el malestar de Sanz, que no fue avisado del desplazamiento de su vocero.

Nieto dijo a LPO que sólo trabajó 4 días hábiles en diciembre y que fue a “darle una mano” a Avelluto con la transición. Este medio intentó comunicarse con Avelluto pero no respondió los llamados.

ACOMODO 3°: EL CASO SANTOS

El ministro de Turismo nombró a su hijo como jefe de asesores. El cordobés Gustavo Santos designó a su hijo Matías con rango de subsecretario.

El ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, ubicó a su hijo como jefe de asesores de su ministerio, un cargo que tiene rango y jerarquía de subsecretario, lo que generalmente reporta salarios no inferiores a los 30 mil pesos.

A través del decreto 330, que lleva las firmas de Mauricio Macri y Santos, se designó a “Matías Agustín Santos Crocsel en el cargo de Jefe de Asesores de Gabinete del Ministro de Turismo, con rango y jerarquía de Subsecretario, a partir del 13 de enero de 2016”.

Matías Santos Crocsel, de 34 años, es licenciado en Administración y según supo LPO ya había trabajado junto a su padre en la Agencia Córdoba Turismo, que Santos padre condujo en los gobiernos de Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota.

Santos Crocsel figuraba en 2013 como uno de los fundadores de la firma “Portal de Güemes S.R.L”, dedicada a la “actividad gastronómica y del espectáculo en general”, de acuerdo a la información del boletín oficial de Córdoba.

No obstante, en el último tiempo a Santos Crocsel se lo vio en Córdoba como el principal colaborador de su padre, un dirigente de origen radical que construyó su carrera política sin estructura política, por lo que su círculo de confianza es más bien acotado.

ACOMODO 4°: EL CASO AGUAD

El directorio completo del operador estatal de telecomunicaciones Arsat renunció a sus puestos antes de la asunción de Macri pero, de acuerdo a la ley de sociedades, no pueden dejar sus funciones hasta que sus reemplazantes sean designados. El 17 de diciembre las acciones de la compañía pasaron del Ministerio de Planificación Federal al nuevo Ministerio de Comunicaciones, dirigido por el radical cordobés Oscar Aguad.

Hace unos días, el Gobierno nacional designó a los nuevos directores del Arsat y definió como presidente al abogado cordobés y radical Rodrigo de Loredo, yerno de Aguad.

De Loredo, quien reemplazará al kirchnerista Matías Bianchi, es abogado y en 2011 fue el legislador más joven en Córdoba, con sólo 31 años. Desde el 2014 es el presidente de la bancada radical en la Legislatura y fue reelecto como legislador este año, aunque ahora renunciará para asumir en ArSat.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.