UBER: LA VERDAD SOBRE EL SISTEMA

UBER: LA VERDAD SOBRE EL SISTEMA

un excelente artículo revela todo sobre el polémico sistema

por Maximiliano Firtman

Empecemos dejando en claro algo: en la pelea taxis + Estado vs Uber estoy a favor de Uber. No por la empresa Uber en sí misma, sino por el sistema. Puede ser Uber, Lyft, Easy Taxi o las mismas empresas de remis o radio taxi existentes hoy. Si creo que tiene que ser masivo para que funcione.

Creo que el sistema que implementó Uber es exponencialmente mejor que los taxis basado en mi experiencia de uso y la diferencia es casi como la que hay entre el correo postal y el email.

Como Uber comenzó el proceso de alta de conductores en Buenos Aires y con eso –como sucedió en cientos de ciudades- empezaron las discusiones, los reclamos y la violencia contra la empresa por parte de los taxistas y sindicatos. Violencia que, no se dan cuenta, es parte de la estrategia de la propia Uber para posicionarse y lograr cambiar, más pronto o más lejos en el tiempo, las legislaciones que haya que cambiar.

Pero este artículo no tiene la intención de fomentar a Uber como servicio sino de contarles mi experiencia a los miles de argentinos que hoy salen a opinar sin saber de qué hablan. Escuché mucha gente hoy en los medios de difusión, en la calle, en los bares y hasta en los taxis hablar de Uber sin saber realmente de qué hablan.

Como tengo la suerte de viajar bastante por mi trabajo y he usado Uber –y competencias- en más de 10 países me parece importante contarles de qué se trata tratando de saltar la valla de lo que seguro ya escucharon: un sistema a través de una app mobile principalmente donde individuales se convierten en conductores sin ninguna licencia para transportar gente y sin ningún mínimo o máximo de horas que deban cubrir y donde los usuarios piden un auto –un Uber, coloquialmente- por la app y el sistema le ofrece el más cercano.
Esta experiencia se basa en el uso de la app con mi misma cuenta en Zurich, San Francisco, Nueva York, Budapest, Abu Dhabi, Lima, Philadelphia, Dubai y Amsterdam, entre otras ciudades.

EXPERIENCIA DE USO

Supongamos que necesitás transporte. Abrís la app de Uber en tu teléfono celular y el sistema te avisa a cuántos minutos está el más cercano. Además, podés ver dónde están los coches más cercanos (sin poder ver detalles de los mismos, vos no elegís al conductor).

En algunas ciudades sólo se ofrecen un tipos de coche y en otras uno puede elegir de entre varios, como ser UberX (autos normales), Uber Select (el original, servicios de alta gama), UberXL (camionetas pequeñas), UberFamily (UberX con sillas para bebés) o Uber Access (vehículos con accesibilidad para sillas de ruedas) y hasta Taxis clásicos.

El sistema te permite elegir en el mapa dónde estás, elegir una dirección con calle y altura o elegir un lugar público (como un hotel). En algunos lugares masivos, como ser aeropuertos, te permite elegir incluso en qué terminal estás o en qué salida, o te da instrucciones de dónde te esperarán los conductores.

Con un botón de confirmación el sistema ya asigna el conductor más cercano e inmediatamente te muestra en pantalla el nombre y foto del conductor, el auto que vendrá (modelo, color y patente) y el puntaje promedio que el conductor tiene en el sistema. Vale aclarar que si un conductor no mantiene un cierto mínimo de puntaje no participará más del sistema.

Al tocar Set Pickup location (lugar de recogida) estaremos a punto de solicitar el Uber
Antes de confirmar el viaje podemos estimar el precio. El sistema estima, en base al horario y tráfico actual un rango de precios posible para el viaje. También podés estimar precios desde la web.

Si el conductor tiene problemas para ubicarnos en el lugar, recibe nuestro número de teléfono para llamarnos o enviarnos un mensaje. En mi experiencia usando el sistema, hay conductores que ya tienen un mensaje preparado para enviarte como tu futuro chofer, una especie de mensaje de presentación.

Antes que llegue el chofer, uno puede cancelar el viaje (en algunos casos con un pago de “multa” pequeño) y en otros el chofer puede cancelar el viaje (por ejemplo, porque son muchos los pasajeros y no entran).

Si está todo bien, te subís al auto y si ya habías marcado el destino no hay mucho más que decir más que saludar. Esto me ha resultado muy útil en lugares donde no hablaba el idioma, como en Rumania, Hungría o Emiratos Árabes Unidos.

Cabe mencionar que Uber tiene un SDK para que otras apps puedan consultar información. Por ejemplo, Google Maps ofrece datos de Uber cuando uno busca un itinerario; nos dice cuánto tardamos en transporte público y cuánto tardaríamos en Uber junto con su costo.

EL CAMINO

El camino se lo sugiere Uber al conductor basado en Google Maps –pero podría cambiar el proveedor en el futuro- y en base a la mega base de datos de tráfico y accidentes que proveen millones de usuarios cada minuto en todas las ciudades.

Si tenés dudas de cuánto falta o por dónde vas, podés abrir la app en tu celular y verás por dónde vas en el mapa, el recorrido final y un estimado de cuánto falta.

¿Creés que el conductor “te paseó” para cobrarte más? Me pasó una sola vez. Al terminar el viaje, te contactás con Uber y hacés el reclamo. Ellos ven el recorrido sugerido, el recorrido que efectivamente hizo el chofer y el tráfico del día. Si no hay explicación, te devuelven la plata. Así de simple.

Como el sistema de puntaje es fundamental para auto-regular a los choferes, hacen todo lo posible por mantener un buen viaje. Autos limpios, el diario y hasta un minikiosco en la luneta trasera: me han ofrecido agua mineral, papas fritas, maníes, caramelos y chicles.
Todo gratis, o con el objetivo de hacernos sentir más cómodos y ganarse 5 estrellas como puntaje, o una propina extra.

Ah, últimamente muchos incorporan también un cable microUSB o lightning largo hacia el asiento del pasajero para que puedas cargar tu teléfono celular mientras viajás (iPhone, Android u otro).

Mientras vas en viaje podés compartir el mismo con cualquier persona, tenga o no la app de Uber. Esa persona podrá ver el viaje en vivo y ser notificada cuando llegás, para evitar el famoso mensaje de “por dónde vas”, o para padres que quieren seguir el viaje de sus hijos.

FINALIZADO EL VIAJE

Llegás a destino, saludás y te bajás. No hay pago, no hay efectivo, no hay que cambiar dinero en un nuevo país al que acabás de llegar. El conductor “cierra” el viaje en su teléfono e inmediatamente dispara el cobro en tu tarjeta de crédito que previamente registraste; estés en el país que estés.

El valor no lo decide el conductor, lo decide el sistema en base a una fórmula que varía según la ciudad, pero que usualmente incluye un valor base “bajada de bandera”, un valor por km y un valor por tiempo, además de extras prefijados según el viaje como plus por peajes o ingresos/egresos a aeropuertos.

Si estás viajando con otras personas, amigos o familiares, podés compartir el pago del viaje entre los pasajeros. Cada uno tiene que tener la app y al agregarlos, Uber cobrará la parte correspondiente a cada uno más un plus administrativo chico.
Uber además tiene estrategias de marketing con cupones de descuento, promociones y vales. Me pasó en Abu Dhabi que había una promoción vigente por Groupon donde por 10 dólares me cubría 50 dólares de crédito en Uber. Cabe aclarar que el conductor recibe todo el dinero en estos casos.

El ticket con el detalle lo recibís por email y en tu celular. En algunas ciudades podés ahí mismo agregar propina al conductor una vez que te bajaste. En todo caso tenés opción por email o por la aplicación de dejar tu revisión del viaje: puntaje (de 1 a 5 estrellas) y un comentario en texto abierto. El conductor también puede calificarte como pasajero.

El email que recibimos al finalizar un viaje con la posibilidad de calificar al conductor.
¿Te olvidaste algo en un Uber? Podés reportarlo vos o el conductor si lo encuentra y Uber se encarga de contactar a ambas partes para hacer llegar el objeto perdido.
Si tu pasaje lo paga tu empresa, el ticket puede ir automáticamente a la cuenta corporativa donde la empresa puede ver todos los viajes por empleado.

CAPITALISMO PURO

¿Qué pasa con el precio? En muchos países el precio es más económico que un taxi normal. En Argentina no se cómo será, pero imagino que tendrá un precio similar dado que en Buenos Aires el taxi es ya económico comparado con otros lugares.
En otros lugares como Lima, Perú, es el primer sistema tarifado matemáticamente dado que usualmente los taxis que uno para en la calle no tienen relojes y la tarifa es “a negociar”, por lo que uno puede perder o ganar. Yo prefiero que todos tengamos claro que ninguna de las partes está estafando a la otra.

La parte capitalista viene aquí. Siempre hay momentos de alta demanda de transporte, por ejemplo, horarios de llegada o salida del trabajo, u horario de salida de boliches o bares. En estos casos Uber aumenta el precio automáticamente por ciertos minutos. El aumento puede ser del 20%, 30%, 50% y en casos más extremos como lluvia, puede ser hasta del 400%, o sea, 4 veces más caro. Capitalismo en estado puro. Pero con este mecanismo, logran que más conductores salgan a la calle a cubrir la demanda. Los conductores reciben una notificación en su celular avisando del aumento temporal para fomentarlos a salir a la calle a cubrir la demanda.No te preocupes, para evitar que te cobren de más sin que vos hayas aceptado explícitamente te hacen tipear el porcentaje extra como para validar que estás consciente

AHORRANDO DINERO Y MEJORANDO ECOLOGÍA

En algunas ciudades, Uber ofrece el sistema de car pooling (UberPOOL) que si no estás en apuros te permite ahorrar hasta un 50% en el precio del viaje. Estás obligado a decir tu destino y esperar unos minutos, el sistema tratará de encontrar otro pasajero que vaya para tu mismo lado. De esta forma, el conductor recogerá a ambos y los llevará a destino en el orden que Uber indique. Aún si no encuentra un compañero para tu viaje, Uber te cobrará el 50% del viaje. Se puede ahorrar mucho más cuando hay aumento de precios (hasta 75%).
Compartiendo el auto con otra persona que va para el mismo lado te permite ahorrar

DEL LADO DEL CONDUCTOR

Si bien no tengo experiencia del lado del conductor, sí se lo que me dijeron los conductores con los que el idioma me permitió conversar. Ellos usualmente reciben 75% del precio (en algunas ciudades al tener competencia como Lyft tuvieron que bajar los precios y hay quejas) en pagos semanales y tienen que cumplir con el requisito de mínimo de puntaje, además de los legales incluyendo libre de cargos delictivos.

Una de las cosas que más aprecian los conductores es poder elegir cuándo y cuánto tiempo salir a la calle, en sus horarios libres. Encontré 3 ó 4 estudiantes que lo hacen para pagarse los estudios por ejemplo. Todos muy amables y muy respetuosos.

Varios que tienen autos de alto consumo también salen a la calle más que nada cuando suben los precios porque les reditúa más.

MÁS ALLÁ DEL VIAJE

En algunas ciudades, Uber ofrece más servicios además del traslado de personas, incluyendo UberEats que te permite hacer pedidos de comida y ser entregado por Uber ofreciendo servicio más rápido que los clásicos deliverys (promedio 10 minutos de espera), dado que en base a estadísticas en algunos casos ya arreglan con el supermercado tener la comida lista antes siquiera que la pidas. Pagás la comida y el delivery todo con la misma cuenta y ves el total antes de confirmar el pedido.

Dado que Uber junta varios pedidos, el precio del delivery es menor al transporte de una persona del restaurant a tu lugar de entrega.
También, Uber incursiona en algunos lugares con UberRUSH, un servicio de mensajería y entrega de paquetes con tracking en tiempo real para los clientes de la empresa que hicieron el pedido.

¿ES UBER EL AXI 2.0?

Con todo lo que te conté creo que podés dar una idea por qué Uber tiene tanto éxito en el mundo, aún en ciudades donde lo prohíben. Los usuarios lo queremos. Es exponencialmente superior como servicio a cualquier otro sistema, incluyendo el de taxis. No hay efectivo, no hay estafas a turistas, no hay paseos, no hay mal servicio, no hay evasión impositiva.

Si debe ser regulado o si debe pedírsele más a los conductores o a la empresa, puede ser.
Pero eso será tarea de los legisladores. No hay forma de parar el progreso tecnológico para forzar mantener un sistema más obsoleto. Imaginate una reglamentación que nos obligue a mandar correos postales en lugar de emails, o que nos obligue a ir a buscar la pizza al local prohibiendo los deliverys o apps como PedidoYa. No tendrían razón de ser. Lo mismo aplica para prohibir hacer evolucionar el sistema de transporte público.

No todo lo que les conté va a aparecer en Argentina mañana, pero es importante entender de qué estamos hablando como potencial del servicio, para Uber o empresas competencia.
No se pierden fuentes de trabajo; se transforman. Cuando Uber tenga autos sin conductores usemos ese fundamento, pero no ahora. Además, nada evita que un taxista pueda participar de Uber. De hecho, me han tocado 2 ó 3 conductores Uber que vinieron con un taxi, uno incluso estaba contento: me dijo que sólo tomaba viajes Uber cuando el precio subía por la demanda. Tenía la libertad de elegir cuándo y cómo se metía en el sistema. En Argentina un taxista me dijo que si el sindicato lo encuentra levantando un pasajero que no fue de la calle a mano alzada o por radio taxi tendría multa de AR$25.000. No se si será verdad o no, pero de serlo, es incoherente y fuera de sentido común por lo que a la larga, la legislación se cambiará.

Uber tampoco es la empresa más buena del mundo, pero claramente con algo muy simple y aplicando la tecnología donde corresponde está cambiando el transporte en +400 ciudades. Sea Uber o quien sea que siga el negocio, claramente se viene un nuevo mundo donde con la cantidad de información y servicios disponibles mejorarán los servicios al usuario.

En mi experiencia con taxis y Ubers en 50 países, claramente Uber gana lejos. No todos los taxis son malos, pero proporcionalmente en el mundo y también en Buenos Aires, siempre me han tocado muchos malos conductores, autos que no están en condiciones de circular, estafadores y paseadores. Uber los limpia del sistema y ese es el problema de fondo. Los usuarios en su mayoría terminan a favor de Uber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *