NO QUEREMOS UN FUTURO PARA POCOS

por Dafne Urquijo*

Este año las maestras/os de la escuela pública nos encontramos nuevamente en una lucha desigual. De un lado nuestros reclamos y del otro la actual gestión de gobierno y su política hacia lo público. Nuestra voz y nuestras preguntas es muy difícil que las encuentren en la mayoría de los medios de “comunicación”.
Los maestros en las escuelas preguntamos :

¿Por qué el gobierno y “la mayoría de los medios” circunscriben el reclamo a lo salarial ?
Las condiciones de las escuelas públicas se han agravado en este último año .
Se siguió con la práctica de no aportar los insumos necesarios, combinada con la compra usuraria de materiales innecesarios como costosos pizarrones electrónicos para escuelas que no tienen estufas, televisores gigantes para escuelas que ya tenían televisores, se compraron caloventores eléctricos cuyo costa triplicó la inversión que hubiera implicado arreglar las calderas de las escuelas, etc.

¿Por qué el gobierno sigue aumentando los subsidios a las escuelas/empresas privadas?
Se destinan más de 700 millones de pesos para subsidiar el negocio de la educación privada, profundizando las desigualdades. Exigimos la eliminación de los subsidios a las escuelas privadas y su empleo para financiar la educación pública.

¿Por qué el gobierno y “la mayoría de los medios” mienten?
Las pocas obras se realizan durante los horarios de clase, con la lógica imposibilidad de enseñar y aprender, sumadas al peligro que se expone a toda la comunidad, se realizan obras innecesarias como pintar sobre paredes que necesitan arreglos de humedad, las obras se sobrevalúan dos y tres veces, se realizan inversiones superfluas y realizan obras que se prolongan en tiempos extensos innecesariamente.
Pedimos un aumento salarial. Pero aunque haya mejora en los salarios, no se resuelve la crisis de nuestras escuelas. Estamos enseñando y aprendiendo en condiciones que podrían ser fácilmente mejores si hubiera voluntad política de hacerlo y no sólo de decirlo. No somos los maestros los responsables de la crisis de la escuela pública como pregonan funcionarios y medios.

Desde el 2001, el Área Derecho a la Educación de la Defensoría del Pueblo porteño viene denunciando la falta de vacantes en escuelas de jornada simple y especialmente de jornada completa y la falta de edificios escolares en toda la zona sur de la ciudad.

En el Nivel Inicial (jardines) en el año 2008 se registraron 8300 niños/as en lista de espera que no pudieron acceder a una vacante. El 70 % corresponden a habitantes de la zona sur de la ciudad.

En el nivel Primario cientos de niños/as, habitantes de los barrios de Bajo Flores, Villa Soldati Pompeya, Mataderos y Villa Lugano fueron “derivados” en micros escolares por falta de vacantes a escuelas de otros Distritos Escolares alejados de sus hogares.

Si el compromiso con la educación pública fuera cierto, muchísimos de los problemas que existen se solucionarían, simplemente construyendo escuelas….cosa que esta gestión ya señaló que no hará…
Todos debemos luchar por un futuro para todos

“Donde hay educación, no hay distinción de clases”
CONFUCIO

* pertenece a Maestros/as autoconvocados
Distrito Escolar 11
Flores Sur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.