Larreta abrió el año legislativo: «Lo más importante es el futuro de los chicos»

Larreta abrió el año legislativo: «Lo más importante es el futuro de los chicos»

Durante la inauguración de las sesiones ordinarias en la Legislatura, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, destacó los trabajos en salud, igualdad de género, seguridad e infraestructura.

Sin embargo, su principal eje fue el sistema educativo, marcando que «mientras en el país se discute si empiezan y cuándo, tenemos 24 mil alumnos que ya el 18 de febrero empezaron las clases en primer año. Ya es el tercer año seguido que empezamos dos semanas antes y la verdad que los resultados han sido contundentes en términos de baja de la deserción».

Luego del discurso de Larreta, el legislador de la Ciudad, Leandro Halperín (Evolución) coincidió con el alcalde porteño al considerar que la educación es la principal herramienta «para igualar una sociedad que genera cada vez más desigualdades». Pero- según su visión- el problema no radica en el título, sino en el cómo. «La educación es peor de lo que era. La educación pública todavía es peor que la educación en general, y consolida una foto de la desigualdad», describió.

«La gestión del Ministerio de Educación tal vez sea de las más flojas del Gobierno de la Ciudad», aseveró el diputado, por lo que recomendó buscar denominadores comunes entre todos los espacios: juntando equipos técnicos para encontrar soluciones y forjando un acuerdo que le den previsibilidad a las políticas públicas.

Por otra parte, el legislador porteño, Sergio Abrevaya (GEN), sostuvo que los problemas de la ciudad no aparecieron en el discurso, sino menciones a las obras realizadas. «La marca de este Gobierno sobre obras aparece 12 años después de no hacer obras de mediano plazo. Por otro lado, están las que no se hicieron de mediano y largo plazo, que el Ejecutivo insiste en no hacer».

«Es el primer Gobierno desde la autonomía que no inicia la obra de una nueva línea. Sólo terminó lo que ya le entregaron para hacer. La ciudad tiene 60 km de subte, frente a 100 km de Santiago de Chile. Termina colapsando el tránsito por no resolver por abajo y sólo mantener el transporte por arriba, que mejoró con el Metrobús pero no lo resuelve para adelante», detalló.

A su vez, Abrevaya consideró que el tema vivienda sigue ausente. Si bien aparecieron las construcciones del barrio Papa Francisco y la Villa Olímpica, afirmó que no es una política central. Lo que genera subas dolarizadas en los alquileres. Por último, planteó que la gestión «encontró la horma de su zapato» cuando intentó cerrar las escuelas nocturnas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.