Guía para reciclar correctamente

Guía para reciclar correctamente

Lee esta guía para saber en qué contenedor arrojar cada uno de los residuos que desechamos a lo largo de nuestro día a día.

Contenedor amarillo

El contenedor amarillo está destinado para reciclar envases de diversos tipos. Aquí deben de tirarse, por ejemplo, los envases metálicos como las latas de conservas y de bebidas, las bandejas de aluminio, los aerosoles, los tapones metálicos de botellas y/o chapas y las tapas de los frascos de cristal en los que muchas veces se envasan algunas conservas.

También aquí van los tetrabriks, ya que tienen un revestimiento interno que permite almacenar los líquidos sin que se reblandezca el cartón. Son los briks de zumos, vinos, batidos…

Los envases plásticos van también en este contenedor; todas las botellas de plástico para refrescos, agua, leche… o las botellas de los productos de limpieza, así como los botes de productos de aseo personal: los geles, los champús o los frascos plásticos de colonias –las infantiles suelen guardarse en este tipo de envases-. Otros envases como los yogures, las tarrinas de mantequilla, las bolsas de congelado, las bandejas de corcho blanco, las bolsas de plástico –las típicas de los supermercados- y los envoltorios de productos como los paquetes de patatas o de chucherías, también van en el contenedor amarillo.

Es importante saber qué objetos no se deben dejar en este contenedor; estamos hablando de electrodomésticos, aunque las carcasas sean de plástico, juguetes de plástico, los CD y los DVD, pañales –independientemente de si han sido usados o no- y cualquier tipo de ropa o zapatilla como, por ejemplo, las croc.

Si tienes algún tipo de duda recuerda esto: en el contenedor amarillo solo se arrojan envases plásticos y metálicos.

Contenedor azul

El contenedor azul está destinado al cartón y al papel. Cualquier caja o envase de cartón –los envases de cartón, aunque sean envases, no van en el contenedor amarillo- va en este contenedor: cajas de cereales, de huevos, de zapatos, etcétera.

Los folios, los periódicos, los libros, las revistas o las bolsas de papel deben dejarse en este contenedor. Con ellos se puede hacer papel reciclado.

En cuanto a aquello que no debemos depositar en los contenedores azules tenemos los siguientes objetos: servilletas y pañuelos que hayan sido usados, papeles y cartón que se hayan manchado de aceite o, por supuesto, los tetrabriks, que, como hemos visto anteriormente, van en el contenedor amarillo, el de los envases plásticos y metálicos.

Contenedor verde

El contenedor verde es el que se utiliza para depositar los envases de vidrio. Aquí van las botellas de vidrio de bebidas como el vino, la cerveza o los refrescos. También botes de perfumes y de productos cosméticos –recuerda, siempre y cuando sean de vidrio- o los tarros de conservas y encurtidos. No olvides separar las tapas y chapas de estos envases de vidrio, tapas que deberán ser depositadas en el contenedor amarillo.

¿Qué cosas no se pueden depositar en el contenedor verde? Cristales rotos, bombillas o tubos fluorescentes.

Contenedor de residuos orgánicos

En este contenedor hay que tirar todos los residuos biodegradables: restos de comida como pieles de frutas, trozos de carne y de pescado, posos de café… Los papeles y cartones que se hayan manchado de aceite irán en este contenedor.

¡Empieza a reciclar y a colaborar con el medioambiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.