Alquilar en la Ciudad: una aventura cada vez más difícil de emprender

Alquilar en la Ciudad: una aventura cada vez más difícil de emprender

Según un informe difundido por el Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, los porteños viven día a día un calvario para lograr el pago del alquiler: a partir de consultas realizadas al organismo, se desprendió que el 35,87 por ciento disminuyó su capacidad para hacer frente a los aumentos en el monto de los alquileres, contra un 21 por ciento que significaba en marzo de este mismo año.

Ya lo había asegurado el presidente de la Federación de Inquilinos, Gervasio Muñoz, el mes pasado a Frecuencia Zero cuando afirmó que es “necesario una regulación en los precios de los alquileres”, un pedido díficil de acceder ya que “el Estado se retiró de la relación entre el mercado inmobiliario y el inquilino, dejando en manos del mercado a las políticas de vivienda”.

En el marco del Día Nacional del Inquilino, desarrollado el 1 de octubre, el informe reflejó que el 19 por ciento de los inquilinos que se acercan a la defensoría están en una situación aun más compleja: al no pagar los contratos establecidos, deben rescindirlos.

Durante el mes de junio, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Larreta, accedió a reunirse con las distintas entidades representantes de inquilinos y se había “comprometido a responder a las consultas elevadas” por este grupo, que giraban alrededor de las barreras de acceso al alquiler, las dificultades para permanecer en un departamento a lo largo de todo un contrato, la escasa oferta de viviendas para alquilar y la falta de controles.

De hecho, un 11,11 por ciento de las consultas según el informe del Programa de Inquilinos, fueron de vecinos que necesitaban asesoría legal para afrontar aumentos de alquileres y expensas sin notificación y necesitaban saber si existe alguna legislación que los ampare.

Y si que existe, ya que en 2017 se aprobaron modificaciones en el Congreso a la Ley 23.091 o más conocida como la Ley de Alquileres, que estipulaba el límite al monto máximo de la comisión inmobiliaria y que “los derechos de los inquilinos estuvieran presentes en toda página web y espacio físico a cargo de inmobiliarias”. Sin embargo, según los organismos de defensa, “sin la regulación del Gobierno, lograr esto es muy difícil”, significando para el inquilino entonces, una aventura cada vez más dura de emprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.