«Se construye como un negocio financiero para proteger la riqueza»

«Se construye como un negocio financiero para proteger la riqueza»

Con el respaldo de colectivos, asambleas, sindicatos y cooperativas, el Observatorio del Derecho a la Ciudad lanzó tres proyectos de ley para avanzar contra la crisis habitacional en la Ciudad de Buenos Aires.

En primer término, planteó la declaración del estado de Emergencia Habitacional en el distrito. De este modo, propuso la creación de un Fondo para la Emergencia Habitacional y la creación de un «Programa de Vivienda Social» para alquiler o comodatos social, entre otros puntos.

Al mismo tiempo, solicitó la incorporación de inmuebles que se encuentran ociosos a un uso efectivo. Generando la Oficina de Bienes Inmuebles y el Registro Público de Titulares y Usos de los Bienes Inmuebles, el impuesto al inmueble ocioso, créditos para la rehabilitación y refacciones de viviendas, y la declaración de utilidad pública y uso temporario de los inmuebles declarados ociosos.

Por último, la organización social incentivó el desarrollo del «Programa de Subsidios Habitacionales» para personas en situación de calle o en riesgo de estarlo.

A partir de estas medidas, Carlos Wilkinson, sociólogo y miembro del Movimiento Comunero, afirmó que las sanciones vinculadas a la emergencia edilicia no fueron suficientes. «Lamentablemente estamos con muchas leyes y muchas autoridades elegidas que no están dispuestas a cumplirlas».

Por eso, consideró que echan a la ciudadanía en reemplazo de «grandes negocios». En este sentido, ejemplificó con la aprobación de los códigos de Edificación y Urbanístico, pese a la oposición vecinal.

«No es que se construye para que la gente tenga viviendas. Se construye, fundamentalmente, como un negocio financiero para proteger la riqueza. Por un lado, te encontrás con miles de edificios vacíos en la Ciudad y, por el otro lado, encontrás a millones de personas que no podrán acceder jamás a una vivienda propia», manifestó.

Sobre este camino, Wilkinson citó a la Sociedad Central de Arquitectos (SCA), cuyo relevamiento demostró que «la cantidad de predios del Estado que se subastaron son- en un 80%- de las comunas que están sobre el río». Por lo tanto, «se está construyendo una Ciudad, básicamente las cuatro comunas que están sobre el río, y al resto se la deja completamente desamparada. Claramente, generan dos ciudades: una para ricos y otra para el resto de la gente».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.